El diario de Letizia Ortiz

lunes, junio 7

Un cartón de Reales, por favor

No puedo fumar en público. La mayoría de las veces no me preocupa, pero cuando tengo que pasar un día entero con cámaras persiguiéndome comienza a ser un contratiempo. El protocolo en ese sentido es estricto, y lleva razón, porque no podemos dar una imagen perniciosa a la sociedad, y sobre todo a los niños.

Lo mismo le ocurre a un integrante de la Familia Real que —por discresión— no puedo mencionar aquí. Pero os sorprenderíais mucho si supiérais quién fuma también, y, además, como un carretero. Aunque al menos lo hace con cierta coherencia: fuma Reales. (Me sonrío mientras redacto esto.) ¿Habéis adivinado ya?