El diario de Letizia Ortiz

martes, junio 1

Alguna vez tenía que ocurrir

—¿Hay algo que no me hayas dicho? —me ha preguntado ayer por la mañana Filíp, con el gesto serio. Le dije que no, que no tengo secretos para él, y a la vez le hice la misma pregunta:

—¿Y tú, hay algo que no me hayas dicho?

—Sí —me confiesa, mirándome a los ojos—. Tengo algunos secretos que preferiría guardarme.

No le he dirigido la palabra durante el resto del día. No estaba exactamente enfadada, pero tampoco feliz. Lo más incómodo de esta pequeña pelea silenciosa (nuestro primer desencuentro desde que nos conocemos) ha sido el tener que salir a la calle, abrazados, sonrientes, y saludar.