El diario de Letizia Ortiz

jueves, mayo 20

Siete punto cero

Ayer con Filíp, en un alto infrecuente de los ensayos de Boda, pensábamos en los nombres de nuestros hijos. Me sobrecoge pensar el nombre de mi primer varón, porque de hecho, escoja lo que escoja, habrá que ponerle un número detrás: si es Felipe como el padre, será séptimo; si es Juan Carlos como el abuelo, será segundo. Lo tengo asumido, pero me suena a programa informático. "¿Y si le ponemos Felipe 7.0?", le digo riendo. Y él, con cara de niño, me responde: "Filíp siete punto cero: el rey de los ordenadores".