El diario de Letizia Ortiz

lunes, marzo 29

Grupo A, grupo B

Desde hace años, un grupo de personas con las que compartí muchísimo, nos reunimos en febrero en Madrid a cenar y recordar ciertos largos momentos vividos en común. Año tras año. Las confirmaciones y reservas las ha hecho siempre una persona del grupo, a través del teléfono; a principios de enero, precisamente en las vísperas de reyes, siempre se han hecho las confirmaciones. Ha ocurrido así desde que tengo 19 años. Una vez incluso he vuelto de México expresamente para el evento. Este año no ha sonado mi móvil, y no he cambiado el número (sólo que ahora tengo dos móviles más, además de el de siempre).

En cambio, otras muchas personas con las que no compartí nada nunca, jamás, me llaman con insistencia para recordarme qué gratos momentos he pasado con ellos. (No deseo hacer un reproche público sobre el particular, sino explicaros, a los integrantes de ambos grupos, y a todos vosotros que me leéis, algo que cada vez me ocurre más a menudo, y que me entristece.)